Depilación Eléctrica

DEPILACIÓN ELÉCTRICA
20€

Cuando ni la depilación láser ni ningún otro método de depilación son eficaces, la depilación eléctrica es una alternativa que puede sernos de gran utilidad para conseguir la depilación definitiva. Esto ocurre especialmente en los casos de personas que poseen un pelo rubio, pelirrojo o blanco.

La depilación eléctrica es la única técnica considerada como depilación definitiva, ya que elimina cualquier tipo de vello con independencia de su color o grosor. Se canaliza una aguja ultrafina por el poro del vello hasta el fondo del folículo y se aplica una pequeña cantidad de corriente que destruirá el bulbo, dejando el folículo sin capacidad para regenerarse.

Esta técnica se realiza pelo a pelo y requiere varias sesiones, por lo que es un tratamiento lento y puede resultar algo doloroso. Se deben evitar las sesiones mayores de 30 minutos porque exige buena vista, pulso y precisión y agota la vista de quien lo realiza.

Las agujas con las que trabajamos son siempre desechables y adaptadas a las necesidades de la piel y el tipo de pelo que tratemos. Están fabricadas en acero quirúrgico que evita reacciones alérgicas e irritaciones, envasadas individualmente y esterilizadas. Algunas cuentan con un baño de oro de 24 K, ideales para pieles muy reactivas.

Muchas personas eligen este método para tratarse áreas muy pequeñas, o simplemente como mantenimiento después de haberse realizado la fotodepilación.

Contraindicaciones

La depilación eléctrica está contraindicada en los siguientes casos:

  • Pieles con problemas dermatológicos.
  • Intolerancia a la alta frecuencia.
  • Intolerancia a la corriente galvánica.
  • Portadores de marcapasos.
  • Portadores de prótesis metálicas.